a los fogones, pasta, principales, recetas, salado
Comments 15

Gnocchi de Polenta con Espinacas

Gnocchi de polenta y espinacas

Hoy, la receta, a pesar de que se acerca San Valentín, es de lo más antiglamour que nos podamos imaginar. Y es que no se me ha ocurrido nada mejor que acompañar los gnocchi de polenta y espinacas con una salsa de ajo y jamón. Supongo que, una de dos, o vuestra pareja os demuestra que os adora a pesar de la salsita y monta una sesión erótico festiva con vosotras cual Christian Grey (o su equivalente fémina) tras la cena (eso es amor), o podéis dejarla mejor para otro día y no arriesgaros 😉

En cualquier caso, creo que es una combinación que queda muy bien, y que, si os gustan los ingredientes por separado, es muy probable que os guste la combinación.

De todos modos, el rey del plato son los gnocchi, que habitualmente hacemos de patata, pero que esta vez haremos con polenta. Son muy fáciles de hacer, casi más que los de patata. Y cuando los tengáis, podéis acompañarlos de una salsita de tomate con un toque de guindilla, que también les quedará de perlas.

Para la preparación de la polenta deberéis seguir las instrucciones del fabricante. Muchas de las que encontramos en el mercado son de preparación rápida y requerirán unos 5 minutos como mucho de cocción o de permanencia fuera del fuego en agua hirviendo. Otras requerirán unos 20 minutos de cocción mientras la removemos con una cuchara de madera. Después será sólo estirar en una superficie, dejar enfriar y dar la forma a los gnocchi humedeciéndonos un poco las manos para manipularlos, hacerles una buena salsita y hacerlos unos 15 minutos en el horno sumergidos en ella.

Están de rechupete 🙂

Gnocchi de polenta y espinacas

Ingredientes para unas 4 raciones:

Para los gnocchi:

– 150 gr de polenta rápida
– 100 gr de espinacas frescas limpias
– 1/2 litro de agua
– 1 cucharadita de sal

Para la salsa de ajo y jamón:

– 100 gr de jamón en tiras finas
– 3 ó 4 dientes de ajo
– 100 ml de nata
– 1 y 1/2 vasos de caldo de pollo
– 1 cucharadita de pimienta rosa
– 2 cucharaditas de maizena
– 1 pizca de sal
– Aceite de oliva

Y además:

– queso Grana Padano

Preparación de los gnocchi:

1.- Picamos bien las espinacas.

2.- Ponemos el agua a hervir con la sal y las espinacas picadas. Cuando hierva, echamos la polenta en forma de lluvia y removemos con una cuchara de madera hasta que se haya espesado y la textura sea suave (cuando la probemos y no sepa a crudo).

3.- Extendemos la polenta sobre una superficie antiadherente (mármol, un papel sulfurizado) y la dejamos enfriar. Yo la tapé con otro papel sulfurizado para que se conservase húmeda.

4.- Cuando esté fría, con la ayuda de una cucharita de postre, vamos formando los gnocchi, dándoles una forma como de croqueta. Nos irá bien tener un cuenco con agua para humedecernos los dedos para manipular la masa.

5.- Cuando estén formadas, con la ayuda de un tenedor que también humedeceremos, marcamos los gnocchi aplastándolos un poco con la punta de las púas.

Preparación de la salsa de ajo y jamón:

1.- Pelamos y picamos los ajos en un mortero. Los ponemos en una sartén fría junto con un chorrito de aceite.

2.- Cuando empiece a freírse le añadiremos el jamón a tiras, hasta que empiece a tostarse un poco.

3.- Añadimos el caldo, del que apartamos un poco en el que diluiremos la maizena.

4.- Cuando haya hervido un poco, añadimos la nata y el caldo que habíamos reservado. Removemos hasta que tome un poco de cuerpo.

5.- Picamos la pimienta rosa y la añadimos a la salsa. Rectificamos de sal y apagamos el fuego.

Preparación del plato final:

1.- Precalentamos el horno a 200ºC.

2.- Ponemos una capa de la salsa en el fondo de las fuentes para el horno. Colocaremos los gnocchi encima y terminaremos de cubrir hasta un poco más de la mitad con la salsa.

3.- Terminaremos con un poco de queso rallado.

4.- Los llevaremos al horno caliente durante unos 15 minutos.

Sugerencia:

Lo comentado antes. Podéis acompañarlos con cualquier salsa que os guste, aunque yo os recomiendo que no sea muy espesa, ya que os podría quedar un plato un poco pastoso.

¡Que proveche!

Gnocchi de polenta y espinacas

Anuncios

15 Comments

  1. No sé, un pradera primaveral en la Toscana, un buen pan pintado con un aromático aceite, su toque de ajo y olivas y una copa de Chianti Classico pueden resultar de lo más sugerente… 🙂 besitos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s