dulce, Juego de blogueros 2.0, Monsieur Cuisine, pannacotta, postres, recetas
Comments 6

Juego de Blogueros 2.0: Panna Cotta de Piña Colada

Panna cotta de piña colada

Los que me habéis leído un poco tal vez os extrañéis de que suba una receta con piña, básicamente porque no me gusta nada de nada.

El caso es que llegamos a fin de mes y llega nuestro juego de blogueros, y como una no quiere censurar ingredientes, en la encuesta del mes de marzo volví a incluir la piña. Y volvió a ganar… Con la de ingredientes que había…

Pero bueno, como se suele decir, de perdidos al río. De cabeza a la receta que me fui. Y tirando de mi teoría de que dos ingredientes que no me gustan pueden dar un resultado bueno juntos , reuní el coco y la piña, dos de mis puntos débiles (aunque el coco lo uso muchas veces para dar un toque en platos salados), para ver si lo malo de uno “anulaba” lo malo de otro. (Tengo que decir que es una teoría que funciona con otras recetas como el gazpacho, que por ejemplo le encanta a mi padre a pesar de que no soporta ni el pepino ni el pimiento). Y la teoría se cumplió de nuevo.

Panna cotta de piña colada

De la unión de esos dos ingredientes salió una piña colada, y de la piña colada una panna cotta que yo (con mi aversión a la piña) me he comido y que mi pareja ha disfrutado un montón. Veréis, como he podido comprobar después, que hay un montón de versiones por internet, y que además casi todas llevan también fresas o frutos rojos. Esta es mi versión, hecha a base de probar la mezcla y que nos gustase. Espero que os guste.

La piña colada decidí acompañarla de un puré de fresas y con unas fresitas maceradas con vinagre añejo y panela que le aportan un toque fresco que creo que le va muy bien. La hice también en dos preparaciones, en vasitos de yogur, para comer en el mismo vaso, y en vasitos rectos para desmoldar y poder servir sobre el plato. Podéis elegir la forma de presentación que más os guste.

Aunque me olvidé de hacer las fotos del “bocado” de la panna cotta para que la vierais, estoy segura de que os encantará la textura, ligera y cremosa, con ese tembleque tan característico que tiene una panna cotta cuando la llevas en su plato hacia la mesa, a modo de sinuoso baile.

Algo que es muy importante tener en cuenta para esta receta es que la piña es indispensable cocinarla. Contiene bromelina, una enzima que, a pesar de todos los beneficios que aporta al organismo (antiinflamatorios y digestivos entre ellos), inhibe la acción de la gelatina, algo indispensable para esta receta. Si queréis evitaros este paso, podéis usar piña en almíbar (y recalcular el dulzor de la receta) o en conserva al natural.

Al final de la receta os dejo la lista de compañeros de reto para que podáis pasar a ver sus deliciosas aportaciones. Vamos allá.

Panna cotta de piña colada

Ingredientes para 5-6 raciones:

Para la panna cotta:

  • 500 g de pulpa de una piña natural (una piña grande)
  • 200 ml de leche de coco
  • 15 ml de ron añejo
  • 4 cucharadas de leche condensada
  • 4 hojas de gelatina

Para el puré de fresas:

  • un puñado de fresones limpios
  • un chorrito de sipore de ágave

Y además:

  • unos fresones limpios
  • un chorrito de vinagre añejo (o el que más os guste)
  • panela (o el azúcar que prefiráis)

Preparación de la panna cotta de piña colada (unas horas antes):

1.- Cocinamos la piña. En este caso lo hice en robot de cocina (Monsieur Cuisine Plus), pero podéis hacerlo en preparación tradicional. Pelamos la piña y nos quedamos con 500 g de pulpa.

  • en MC+: troceamos la piña y la colocamos en el vaso. La trituramos unos 20 segundos a velocidad 6 hasta 8 sin temperatura. La cocinamos después durante unos 20 minutos a velocidad 1 y 90 ºC sin cubilete. Si es necesario la trituramos otra vez al final a velocidad máxima hasta que quede un puré muy fino.
  • modo tradicional: troceamos la piña y la trituramos en un procesador de alimentos o con la batidora de brazo hasta que sea un puré bien fino. Llevamos el puré resultante a fuego medio-suave durante unos 20 minutos. Si es necesario, volvemos a triturar al final hasta tener un puré bien fino.

2.- Pasamos el puré por un colador bien fino y apretamos bien la pulpa para sacar todo el jugo que podamos del puré.

3.- Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría.

4.- Ponemos en un cazo la leche de coco y el jugo de la piña junto con el ron y la leche condensada y lo llevamos a fuego medio-suave. Removemos de vez en cuando para evitar que se pegue.

5.- Cuando esté a punto de ebullición, retiramos el cazo del fuego, le añadimos la gelatina bien escurrida y removemos bien hasta su completa disolución.

6.- Preparamos los vasitos para la panna cotta. Si vamos a desmoldar, podemos mojarlos un poco por dentro con un papel y unas gotas de aceite de girasol.

7.- Rellenamos los vasitos y los tapamos para que no formen una capita oscura encima, colocando un poco de papel de cocina bajo la tapa de los recipientes para recoger la condensación del enfriamiento. Una vez fríos podemos retirar el papel y llevarlos a la nevera hasta el momento de servir las panna cottas. Deberán estar unas horas en la nevera, mejor de un día para otro.

Preparación del puré de fresas:

1.- Limpiamos bien las fresas, las troceamos y las colocamos en el vaso de la batidora o del procesador de alimentos. Las trituramos bien hasta que sean un puré bien fino.

2.- Añadimos un chorrito de sirope de ágave, el que veamos hasta que tenga el punto de dulzor que nos guste (yo puse muy poco, no me suelen gustar los postres que sean demasiado dulces).

3.- Si lo vemos necesario, colamos el puré. Yo no lo hice, pero eso queda al gusto del cocinero. Reservamos en un biberón en la nevera hasta su uso.

Preparación de las fresas:

1.- Lavamos y limpiamos las fresas. Las cortamos a gajos.

2.- En un recipiente las colocamos y les añadimos un chorrito de vinagre añejo y un poco de panela (o vinagre blanco y azúcar, a vuestro gusto). Removemos y dejamos reposar en la nevera hasta la hora de servir.

Montaje del plato:

  • podemos optar por dejar las panna cottas en los vasitos, acompañándolos de un poco de puré de fresas por encima y unos gajos de las fresas maceradas.
  • si optamos por desmoldar, nos ayudamos de un cuchillo para separar la panna cotta del vasito y la colocamos en el plato. La acompañamos con un poco del puré de fresas (por encima o formando algún dibujo en el plato) y con unos gajos de las fresas maceradas.

Y hasta aquí la receta, que espero, como siempre, que os guste.

Por cierto, este mes me han acompañado en el reto:

Elvira: asisecomeengranada
Ana María: azucaritodeana
Fe: codigosecreto280
Inma: entre3fogones
Silvia K.: kuinetes
Eva: pekandoconeva13
Maryjose: tapitasypostres
Silvia A.: unapizcadena

¡Que aproveche!

Juego de Blogueros 2.0
Anuncios

6 Comments

  1. Madre mía que rico!!!! A mi me gusta mucho la combinación del coco y la piña. Me parece espectacular y tu panna cotta, ya no te digo nada, simplemente debe de ser deliciosa. Estoy escribiendo esto y se me esta haciendo la boca agua solo de pensarlo. Soy culpable, me encanta la panna cotta. 😻. Gracias por enseñarnos cómo hacerla. Me la quedo. Un beso

    Le gusta a 1 persona

    • La verdad es que la textura quedó muy parecida a la de una panna cotta a pesar de no llevar nata. Y bueno, aunque a mí no me guste la piña, con el coco me gustó bastante.
      Me encantará saber si te gusta si la pruebas.
      Un beso 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. “dos ingredientes que no me gustan pueden dar un resultado bueno juntos , reuní el coco y la piña,”
    Oh my gosh!!! he estat a punt de deixar de llegir!! jajaja
    És broma 🙂
    A mi la pinya i el coco m’encanten però el tema és que m’agraden tal qual, al natural, i estic amb tu que fer una recepta amb ells és complicat 🙂
    Ara bé, el resultat de sumar tots dos t’ha quedat espectacular, et felicito. Amb el que m’agrada la panna cotta mmm!

    Una abraçada
    Silvia

    Le gusta a 1 persona

    • És que les fruites tropicals i jo no som gaire amigues… Ni les massa dolces. Però m’obligo a menjar-ne encara que siguim emmascarades o “camuflades” 🙂
      La pinya només me la imaginava en un plat asiàtic o en un postre, i al final vaig tirar dels meus records del Malibú amb pinya i va sortir una “piña colada”. I va sortir la mar de bé.
      Petons

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo las fresas marinadas las suelo preparar con balsámico (añejo también), pero he de probarlas con vinagre del nuestro. Me encanta que las hayas empleado para darle el último último toque a la mezcla. Con lo que me gusta la piña me cuesta pensar que haya gente a quien no les haga gracia pero, como suelo decir, así me toca a más 😛 Con este postre te coronaste, tiene una pinta estupenda así que gracias por compartirla. ¡Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.