amasando, básicos, fondo de armario, panes
Dejar un comentario

Receta comodín 3: Panecillos fáciles

Aquí va una de panecillos.

A la espera de poderle dedicar algo de tiempo a las masas más elaboradas, comparto con vosotros una adaptación de una receta de Lorraine Pascale hecha panecillos.

Panecillos fáciles

Antes que nada os aviso de que el bocado de los panecillos está hecho adrede. Lo monté de manera de que los panecillos tuvieran que romperse de una pieza más grande, permitiendo que las porciones de masa se juntasen en la cocción.

La receta adaptada es la de la barra de espiga de Lorraine Pascale y la preparé para hacer 12 panecillos no demasiado grandes, de entre 55 y 60 grs. La miga queda con una densidad intermedia entre una baguette y un bollito de viena, pero el toque de la sal y del aceite le dan un aroma muy rico.

Bueno, allá vamos.

Ingredientes para 12 panecillos:

– 600 gr de harina de fuerza
– 2 cucharaditas de sal marina
– 4 cucharaditas de levadura seca de panadería
– 370 ml de agua templada
– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Ponemos en un cuenco los ingredientes secos: harina, levadura y sal. Lo mezclamos un poco y le añadimos el agua y el aceite de oliva.

Lo mezclamos con una cuchara de madera hasta que coja cierta consistencia. Entonces espolvoreamos con un poco de harina la tabla de trabajo y pasamos a amasar con las manos. Serán unos 10 minutos más o menos, hasta que, haciendo una bola tersa con la masa, si la apretamos con un dedo enharinado, ésta recupere su forma.

Entonces repartimos la masa en 12 y les damos algo de forma ovalada.

Si no tenemos un lugar cálido para el reposo de la masa, ponemos el horno a calentar al mínimo.

Sobre una placa de horno esparcimos un poco de harina y vamos colocando las porciones tan separadas entre ellas como nos permita.

Preparamos ahora papel film para tapar la masa. Lo colocamos sobre la placa de horno, lo rociamos con un poco de aceite de oliva para que no se peguen las masas, lo giramos y tapamos sin estirar para dar espacio a las porciones para crecer.

Las dejaremos ahora reposar unos 60 minutos en lugar cálido, en este caso, en el horno ya apagado y con la puerta entreabierta (yo pongo un paño de tela para que no se cierre del todo pero para que mantenga el calor).

Pasados los 60 minutos quitaremos el papel film. Hacemos un pequeño corte sobre cada panecillo y los espolvoreamos con un poco más de harina y algo de sal.

Precalentamos el horno a 200ºC y, cuando esté bien caliente, llevaremos los panecillos a cocción durante 20 minutos. Para crear humedad y que queden bien crujientes, con un pulverizador rociamos el interior del horno en el momento de introducir las masas o ponemos un recipiente con algo de agua en la parte de abajo.

Ya está. Sólo requieren algo de tiempo (no demasiado) y un ratito de amasado, que os podéis ahorrar con una buena amasadora. Pero el aroma del pan recién hecho vale la pena 😉

¡Que aproveche!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s