cupcake, dulces, postres
Comment 1

Cupcakes de calabaza con frosting de mascarpone

Dado que estamos en esa época del año en que empiezas a encontrar en la frutería esas maravillosas calabazas, me he decidido a hacer algunas recetas con ellas.

La primera que me gustaría compartir con vosotros son estos cupcakes de calabaza con frosting de mascarpone. Me decidí por este queso porque pensé que quedaría mejor con el dulce de la calabaza que un queso de untar normal. La masa de los cupcakes es una variación de un bizcocho de calabaza que he hecho en otras ocasiones, que aligeré un poco para que quedase más esponjoso.

Cupcakes de calabaza con frosting de mascarpone

Cupcakes de calabaza con frosting de mascarpone

Así que aquí os lo detallo.

Ingredientes para unos 12 cupcakes.

Para la masa:

– 150 gr de calabaza pelada y sin pepitas
– 100 gr de icing sugar
– 150 gr de harina
– 50 gr de mantequilla pomada
– 2 huevos medianos
– 1/4 cucharadita de bicarbonato
– 1/2 cucharadita de vinagre de vino blanco
– 1/2 cucharadita de canela en polvo
– 1 cucharada rasa de aroma de vainilla

Antes que nada os comento que el icing sugar no lo compré, sino que lo hice en casa siguiendo las instrucciones de cupcakemaniatic y la verdad es que se nota en la textura del bizcocho. De todos modos, por lo que estuve viendo, la mayoría de azúcar glas que se puede encontrar también lleva el antiapelmazante que lleva el icing sugar, así que lo podemos usar en su defecto.

Seguimos. El primer paso es cortar la calabaza en daditos y ponerla en un recipiente apto para cocción al vapor en microondas. Lo ponéis a unos 700W unos 4 minutos. Acto seguido lo sacamos del micro, le añadimos la mantequilla y lo ponemos un minuto o dos más. Al finalizar lo retiramos y con un tenedor lo aplastamos y mezclamos bien. Veréis que la calabaza ha quedado muy tierna y que no hay ningún problema en convertirlo en una pasta ligera.

Ahora preparamos los moldes y ponemos a precalentar el horno a 170ºC. Colocamos las cápsulas de cupcake en los moldes para horno y los dejamos aparte.

Empezamos con el bizcocho. Ponemos en la batidora 1 huevo y la mitad del azúcar. Cuando esté bien incorporado le añadimos el otro huevo y el resto del azúcar. Lo batimos hasta que blanquee y a continuación vamos añadiendo la harina. Hay que recordar que tanto el azúcar como la harina hay que tamizarlos antes de su incorporación a la masa.

Cuando la masa esté uniforme añadimos la calabaza, la canela y la vainilla y acabamos de batir. Sólo al final disolvemos el bicarbonato en el vinagre y lo añadimos a la masa.

Ahora, con una cuchara para helados, por ejemplo como ésta, vamos rellenando las cápsulas. Cuando estén todas rellenas, más o menos hasta 2/3 de la altura, las pondremos al horno precalentado y las mantendremos unos 20 minutos (dependiendo del horno, habrá que pinchar con un palillo para ver si sale limpio, y no deberemos abrir el horno hasta pasados unos 15 minutos para que no bajen).

Cuando estén, las sacaremos del horno y las dejaremos enfriar. Yo, como las hago por la tarde, las dejo enfriar y luego las dejo en un recipiente de cierre hermético hasta el día siguiente, cuando vaya a hacer la cobertura.

Ahora vamos a por el frosting. Es una variación del de queso, ya que he reducido sustancialmente la cantidad de azúcar y he aumentado la proporción de queso.

Ingredientes:

– 250 gr de mascarpone
– 60 gr de mantequilla pomada
– 150 gr de azúcar glas
– 1 cucharada de jerez dulce

Siguiendo los consejos del taller que hice con Milady’s Pretty Tables, lo que me he asegurado de hacer es dejar el queso en la nevera hasta el último momento y no batir demasiado la mezcla.

Así que lo primero es poner la mantequilla pomada en la batidora, ir añadiendo el azúcar tamizado poco a poco y utilizar una velocidad media-alta (mi amasadora tiene 4 velocidades y he usado la 3) y la varilla de mariposa para mezclar. Seguidamente añadir el mascarpone y el jerez. Dejamos batiendo y preparamos la manga pastelera con la boquilla que nos guste.

Cuando la textura sea uniforme dejamos de batir y rellenamos la manga. Mi opción ha sido dejarla preparada para montar los cupcakes poco antes de servirlos.

Calabacitas de fondant

Finalmente los he decorado con unas calabacitas de fondant que estuve haciendo ayer, con fondant naranja y verde y un poco de clara de huevo para pegar las partes.

Espero que os gusten 🙂

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: Cupcakes Red Velvet con frosting de leche condensada | dulcedelimon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s